Si he de perecer al abrigo de este manantial,
abrupto, dominante, de fluido reino.
Que no me vuelva loza de mármol,
su frío carácter de primavera postergada,
que deje que el despertar del sol me sonría,
que la luna en su guardia me bese
mientras sus aguas me acarician el descanso...

viernes, 12 de octubre de 2018

Testigo cielo




Testigo cielo

Cielo que me acogiste en tu fragua,
interrogas inútilmente al error
que fue mi camino hasta tu estela,
rompiendo su esquema en el aire,
para que no se prolongue nunca
su credo,  ni su equivocado norte
en el matiz de la niña de mis ojos.

Es el fuego que me besa las tardes,
el mismo que  irisa frío en tu nuca
ahogando al sol en tu hondo océano,
el que señala con rojizas llamaradas
todos aquellos dormidos amaneceres,
que aún a mi vida nada han dicho,
tampoco al celeste de tu bóveda. 

Cielo amparo, sosiego de la noche,
una de tus estrellas me guarda,
me recuerda en su mirar brillante,
que para subir a tu firmamento
nunca será necesario una escalera,
si, escrutar un pedregoso camino
esquivando piedras contra nadie.

Así, al fin, despertara la llama,
cálida a la luz de mis sentidos.
La alborea despuntado radiante,
un mensaje escapado de mi boca,
una copla que cantan los luceros,
agua derramada, lágrimas sutiles
lloradas en el atlas de las hojas.



martes, 9 de octubre de 2018

Derrotado



Derrotado

Conté el mudo secreto
con voz desgarrada
al destrozado paisaje,
tenía el alma mordida
por la boca del tiempo.
No desperté su preñez,
ni el violáceo frescor
de los juncos verdes
en la silenciosa ribera.
Y se fue despacio el río
mucho, mucho después,
y en sus aguas te lleva,
yo te sigo trasparente
en el espejo de su alma,
canto del olivar viejo,
rubí que llora clemente  
tus venas octogenarias,
me roba el grito sordo
de mi seca garganta.
Una protesta del sueño,
de la quimera errante,
por todas las  siluetas
sin sombra en el bosque
de los siglos vencidos
guardándote derrotado
en sus selectivas memorias…


viernes, 5 de octubre de 2018

Destino



Destino

Me regala la vida un minuto
será un instante instándome
a despertar la historia callada.
Siempre testigo consciente,
alma blanca, pies estáticos
bajo la sombra de la quimera.
Ponderado delirio irrefutable
en buscar sentado sus pasos
aguanta su cuerpo la disculpa
de ese momento pendiente.

Aplazar me ciñe la espalada,
mochila que me pesa tanto
que sus ruedas me sacuden
como un vagabundo tranvía
divaga hosco los suburbios
de las indolentes ciudades.
Un mirar aquí, siempre allá
esperando celoso  su tiempo.
cuando soñar  inextinguible,
abre caminos a la desidia.

Llegará pronto si lo permito,
como ese estar en mí ahora
que obstinado me suscribes
todos los días, loco enamorado
de la brillantez de la esmeralda
irritando la pasión imberbe
escondida en el  bajante arroyo
viaducto por todas mis arterias.
Por fin vivo me dirá ardiente
el olvidado inhibido motivo;

_ La suerte se esconde ladina
y  solo tú sabes hacer destino
aquello desdeñado de tu cauce_

Antoñi (05 – Octubre – 2018)





jueves, 4 de octubre de 2018

Enséñame



Enséñame

Enséñame a no volar el suelo,
a ser solida raíz con memoria
que necesitas como hombre.
No quiero pasar a tradición
obligada, o tal vez impuesta
a una tabla adyacente al ayer,
sin adaptación a ese universo
sin alma, para una naturaleza  
furiosa en sus contravienes.
Quizá tú y yo no somos suelo
firme en sus distintas costuras,
y no podremos sanar su mente
pensándonos como uno solo.

Enséñame álgida disciplina,
me respira el infinito limite,
aquí, donde me late la arteria
del resurgimiento primogénito,
ufana en su huerto de modestia,    
acusada flor de pensamiento.
Huye en manada su cromen
sin ser perfumen todavía
a este sentir que me impones
como vestido, todo desnudo.
A mi ser tatuada es tu fibra,
y en ella te tengo, evocación.  




sábado, 29 de septiembre de 2018

Volver



Volver

Te recuerda la tierra
al igual que a mí luego
la ceniza inexorable
lo hará en el frío tiempo.
Sabe el lloro apaciguarse
elevando las manadas
de nubes al techo raso.
Dormitaran allí, su deber
hasta una nueva partida
escapadas de sus rediles.

Cuantas veces te desnudó
la brisa con su gentil mirar,
te beso los primaverales
pétalos en tus amanecidos
días de lavandas, lloviznas
aromáticas incesantes
en los laureles del cómputo
de la edad, que aún te pide
contarte los años vencidos
sin la firma de tus huellas.

Contra el espesor rosado
de la ausencia insolvente,
no podemos las victimas
fabular un pan asequible
a tanto preso del silencio
enamorado de la soledad.
Tú sabes servir espacios
al cuerpo de la distancia,
enumerarte en mis tejidos,
brote de ti, y a allí volveré.


viernes, 28 de septiembre de 2018

Me moja



Me moja

Me moja la madrugada
con su voz de terciopelo
y su sabor a regio ámbar.
Caudal fluido transparente
nace libre, indecoroso
buscándote dulce lugar,
es el alma,  para hombre
enamorado de mi sueño.

Resbalado alfeñique blanco
bañando la queja sonora
del muérdago, transitando
la boca del rebelde aire
de tantos y tantos suspiros 
escapados de sus cadenas,
insumisos, sin guía, ni norte,
hacen escala en tu puerto.

Me moja la serena noche,
y sus silencios de alpaca.
Allana con todos sus astros
mi memoria en tus lustres.
El dios que eres, asaltando
mis limites sin fronteras.
Regalo para ti,  de mi ser,
amor, por desearme tanto.


miércoles, 26 de septiembre de 2018

No me rompas



No me rompas

Si me rompes no me tendrás,
ni en ese destello susurrado
amainando la voz del aire.
Seré sobrada convalecencia
dormida bajo tu recuerdo,
melancolía anudando la piel
del sueño de las estrellas
camino al gran acueducto
que despertará tu amanecer
después de nacer al azahar
de la memoria de los tiempos.
Gran coloso de este norte
que no sabrás de fronteras,
de diques en mí, establecidos,
porque no dará mi nombre 
la esfera de la sosegada lira
al dilatar su hermoso canto
por todos los sutiles encajes
del deseo anclado en tu bahía.

Si me sientes en tus brazos
cóndor viajero del presente,
sabrás que me soñó la tierra
en uno de tus pensamientos
intrépida gaviota de las nubes
tejidas por sus batidas plumas,
ya que el monte tiene su lago,
que no son mis alas siempre
cercando sus selladas rodillas,
y antes de eso fui una ilusión
sin partidas, ni llegadas a este
momento cifrado en soberbia
que a mí me toca bárbaro
con minúsculos ojos verbales,  
igual a la ninfa desposeída
de su trono estelar mágico,
por desear habitar tu bosque.
Mortal terrenal inconfesa
soy,  me delata tu dominio.


martes, 25 de septiembre de 2018

Ni agua!!


 Ni agua!!

Puente de plata tendido
al ladrón de manzanas.
Podría el zagal haber sido
zorro mirando el corral.
Y no!!, Estas que no son
gorriones, ni gallinas,
ocupas tampoco serán
en los dorados trigales.
Que ellas son versículos
malvas, cielos rasos y valles,
y ahí, los haraganes sueñan
con llegar a ser señores
en vez de negros abejorros
planeando frías montañas,
y escudos de fósiles arboles.  


martes, 11 de septiembre de 2018

Norma, normalidad




Norma, normalidad

Normas, norma, normalidad,
¿Quién te pensó?, Eres cárcel
sin rejas, de vigilantes ojos
para una humanidad mansa
agrupada en rebaños grandes.

Me enamoré un día del amor,
viniste rígida con tu corsé
a afianzar tus frías vestiduras,
 mi amor se quedó vencido
y yo etiquetada de incorrecta.

Ay norma, no te me pases
a mi aire como el oxigeno
a mis pulmones, no ahora
ni nunca, que regla eres
¿y por qué no equivocada?

Es tu flequillo ondulante,
recta la raya de tu camisa,
que no concedes permiso
al autentico ser nacido
en su camino a su libertad.


sábado, 8 de septiembre de 2018

No pensemos



No pensemos

No pensemos o será muerte
la astral alma de la constelación
que nos acoge generosa.
Escucha ese canto réquiem,
con su llanto postrero.
Sus lágrimas de cuerda de arpa
se dejan sonar resbalándose
por ese sedoso culmen
que nos tiene hechizados.  

No pensemos más allá,
aquí es un efímero instante
que doblado de costado,
un minuto es una hora,
las horas todo un frente
de días construyendo años.
Quedémonos en esta órbita
tan arbitraria en sus genes
y que no nos suelte de pronto.

No, no pensemos, que pesar
es una sinfonía de oculta clave,
que nos hace bailar una negación
exaltada en su coral final.
Mejor que trates de pensarme
como ese quimérico sueño
con su gran mano extendida,
inquieto, reacio a romperme.


viernes, 7 de septiembre de 2018

Tu texto



Tu texto

Me seduce tu texto,
el ansia de saberte
goce vibrante letra.
Cascada, sinfónico
subvenir a mi ser,
destinado a rimar
con todos los puntos
seguidos de mi piel.  

Tu léxico me llama,
es océano profundo,
me cautiva, le nace
agua para mi boca,
y de su sal construyo
mi barco con su vela,
y así puedo navegarte
tu continente entero.

Que pensamiento brota
de ese esquivo monte
escondido en el estrecho
valle, donde tu misiva
expresa la prosa grande,
como un sabio filosofo
diestro con su pluma,
dilatando su mensaje.

Maravilloso es tu texto
la magia de su jerga,
me invita a su lenguaje,
analizando su contexto,
punto a punto, de parte
a parte, con sus comas,
sus puntos suspensivos,
me atan a ti sin equipaje.



jueves, 6 de septiembre de 2018

La sorda Voz



La sorda voz

Como la voz no me contesta
me responde el pensamiento;
_Déjame que el sol me recoja_,
Hay tanto musgo mirándome
los pies, los dedos inquietos
de este momento que se oxida.
Todo lo que somos puede ser
o no ser, tal vez vendido será,
inconforme, a precio de saldo.

Pareciera que la voz es sorda
de ahí que fluya inhóspito
este pensamiento errante.
¿Quién escucha la lastimera
palabra en su oscuro horizonte?,
Si carente de sombra nació
y la luz locuaz es la que regala
este azar de cerrado puente.  

Un deseo resbala se su rama,
es  pájaro sin alas en el aire,
caído, proscrito de su árbol.
_Acógeme en tu techo de luna,
cielo tendido para mi noche
alfombrada de estrellas guía_,
No sabes salir, o no saben ver
tus ojos el camino ya escrito,
acomodado estás en tu rutina.  

¿Qué hay más allá de donde?
Cuando donde es un enigma
que está ahí para descubrirlo.
Una oportunidad en el relieve
de aquella garganta profunda.
El cauce, un mundo hermético
que tiene sus propios dientes
para libar sudores al mundo.