Si he de perecer al abrigo de este manantial,
abrupto, dominante, de fluido reino.
Que no me vuelva loza de mármol,
su frío carácter de primavera postergada,
que deje que el despertar del sol me sonría,
que la luna en su guardia me bese
mientras sus aguas me acarician el descanso...

viernes, 26 de mayo de 2017

Eslabón

Pensar, diseccionar ese pensamiento, es descubrir, crecer en definitiva a nivel humano, es lo que a ésta humilde mujer a veces le da por hacer en voz alta, por una sencilla razón, poder comprobar que no está sola en eso que ronda por su cabeza.
Hoy me trae y me lleva, otro sentimiento, para mi fundamental en el desarrollo humano, “la humildad”, y no hablo de tener más o menos bienes materiales, que esos a veces no se eligen, naces dentro de un status, y de ti depende la función de la humildad en ese legado, si eres capaz de entender que en tu suerte, además de asistirte a ti, tú cometido quizá es la buena administración de ellos, para que preste el servicio debido al bien común en las necesidades del mundo, utópico, sin embargo es lo más correcto.
La humildad, la nombras y suena pequeña, y es grandeza, grande es aquel que la lleva y la transmite, e incluso sin saber que lo hace, ahí está su esencia, espontánea y natural. La humildad, asfixia la arrogancia, la prepotencia, la necesidad de ser más que el otro, y con ello, evita que nos creamos con el poder coartar a otros seres humanos, en sus derechos y libertad, por creernos más importantes… Nadie es más que nadie, por muchos bienes que tenga, por muy alto que sea su coeficiente intelectual, por ser agraciado por una belleza física admirable…, recordemos que hoy estamos arriba, y la circunstancia nos baja al suelo, y entonces hay que arañar y puede que estemos solos…, y sobre todo, que aquí, en la vida se ingresa con un billete de ida y vuelta, que irremediablemente en su caducidad, el poder no tiene armas para usar en su beneficio, es igual para todos, eso demuestra que no somos nada, que estamos de tránsito, y que de nosotros depende la belleza de la luz que rodea nuestra existencia…


Gracias a todos, disfruten este viernes y despidan la semana como se merece…  


Eslabón

La razón hiere tejiendo el hilo roto,
despertó temprano, ayer de mañana…,
_¡Adelante!_, Me dijo la abolida imagen.
Que claridad trae la gravedad del gesto,
no sé si es preciso que el vacío se llene,
oigo la planicie de la conciencia resonar,
descifra unos ojos ausentes de riesgo.
¿Quien se moja del agua que no cae?,
Me pongo la gravedad precisa alrededor,
cercada de muerte en su área atropellada.  

Hay campanas resonando, infieles,
levantan  segundos de sus aposentos.
No podrá respirar la piedra la sal,
tendida al sol limpio de sudores,
atardecida en el agua vagabunda,
. _ Me dejas al final, horas aferran tu viaje,
rompes ciego el eslabón sin remedio _ ,
Le digo al amor lejano en la senda filial,
desnudo de ternura en las sienes,
en la vigilia presente de inventor fatuo.  

martes, 23 de mayo de 2017

Quédate conmigo

El cansancio vence la palabra, y con ella las intenciones, los proyectos, las ganas de hallar soluciones, equiparar injusticias en lo justo, en esa imperfecta justicia creada,  y es un Goliat con un solo ojo, tan grande, de mirada siempre en una dirección, no existe para ese gigante desviaciones, trayectos anexos que no estén firmados con contrato en las normas, reglas establecidas en la obsoleta normalidad..., ¿Qué es normal, y qué no?..., Estoy yo capacitada para determinarlo, tengo ese derecho?...., y tú?
“Que suerte tengo, he nacido en la Europa occidental, de raza blanca, mi coeficiente intelectual es aceptable, heterosexual, soy un ser humano normal…, que bien!,  pertenezco al grupo estándar, de fabricación en serie, cuyas imperfecciones carecen de importancia, pues haberlas, las hay…, y qué más dan!!, No incomodan a la estructura de poder, no resquebrajan su estatus, puedo ser admitido y seguir al rebaño, sin tener que ser adiestrado, ni excluido…” Es una ironía lo que expreso, sin embargo encierra mucha verdad, y más en estos días que asistimos a otro intento de linchamiento y exterminación de un sector de personas, que han venido al mundo con un sentir, que la normalidad, los prejuicios, tienden a excluirlos, a cambiarlos por lo que no son, cuando ser, es un derecho incuestionable, tan vital en cada uno como respirar.
Yo, alguien más, como tú y los demás, eso sí, con la amplitud de raciocinio suficiente, que me capacita para ver y sentir lo justo a través de mis imperfecciones te digo, a ti, que te hacen sentir diferente, el error nunca serás tú, tú eres tú, único e irrepetible, tan perfecto como el resto de la humanidad sencilla, y honrada, el error y el equivocado es aquel, o aquellos, que piensan e intentan hacerte creer lo contrario, e incluso cambiar tu sentir, tu ser… nunca dejes de ser quien eres, por nada, ni por nadie, ni te hagan sentir inferior por ello…   Hay demasiados monstruos vestidos de humanos, con esos objetivos respaldados por el poder…. No les dejemos hacerlo!!   


Gracias a todos…



Quédate conmigo

Brotan ramas en el puente de caminos,
de nadie es, solo tú y yo en su ribera.
Vulnerable la tierra fértil inalcanzable
conversando los momentos lucidos,
no nos vencen despojando nostalgias
en rutas desconocidas…, que nos dejen!,  
Son magnolias blancas en los paramos
entregadas desnudas al lecho distante
al que acceso nos da  la ladera hermosa
de palabras en fuga, donde nos amamos.
Quédate conmigo, derrocando la ira
siguiendo el sigiloso llanto derramado
por los violines en los suburbios indigentes
de hojas marchitas … Quédate conmigo!.    

Horas espesas recuperan su rostro,
nos acercan a los lirios de las lágrimas,
de textura aire, antes de evaporarse.
Suave, recogida la mirada,  oficioso
instante, donde vestido de río, te despide.
Maneras tempranas traen los silencios,
rocas, regalo de las cizañeras costas.
Podría, álgido, ser alhaja este bizarro
quejido, renegando a morir inaceptable.
Quédate conmigo, rota la voz llama
desde las sombras al horizonte negado.
Concedámonos el contenido beso lunar,
dádiva sentida, dulce desprendida miel,
saciando el deseo, bajando las pestañas
la vencida noche… Quédate conmigo!.

Quédate conmigo, no te vayas, sin irte,
me resides,  inhóspito, vacío, asilado
en mi arrojado continente palpitante.
La ausencia nunca será una  cerradura
para el latir incesante de este amor
negado a emigrar, distendido en mi aire.
…Quédate conmigo!... 

martes, 16 de mayo de 2017

Bohemio

Dicen que equivocarse es humano, y rectificar de sabios, el problema es que no siempre se puede rectificar cuando erramos, como no todos somos capaces de admitir que nuestra conducta en un momento dado, no es la correcta. Hay un defecto muy común entre los humanos, se llama orgullo, que enmascara a una cualidad que jamás debemos vejar, ni dejar que nadie lo haga, se llama dignidad. La dignidad, si nos hace reconocer nuestro errores, y nos incita a rectificar, e incluso a pedir perdón, en cambio el orgullo no, es ahí donde podemos ver en que estatus estamos… Miremos el presente, es lo que somos, el pasado es un libro escrito a retomar como recuerdo, o a analizar lo bueno y lo malo de él, para seguir evolucionando como personas que intentan no sobrepasar los límites de su libertad, ni que nadie lo haga con la suya, en ese futuro para el que caminamos desde el momento vigente.   
Es importante reconocer un error y también aprender a perdonarse, si eso no se hace, nos paralizamos dejamos de crecer. Hay que aceptar y procesar todo lo que nos pasa, y más cuando ya está hecho, el remedio solo está en seguir y aprender de lo vivido, todo lo demás, está en desuso…  

Gracias a Todos…


Bohemio

Difícil y complicado es el camino errante
inventó su casa al deslizar sus manos
sobre la bohemia  inquietud desbocada.
La razón se niega, con la nostalgia a caballo
en el concierto que da la memoria al atardecer.

El distante olvido escribe su remesa
a sus expensas,  y la voz se le deshace
con la lentitud que arrastra el tiempo
en el vacío de la desolación en la estepa
de la libertad desvelada, mirando de frente.

Hay una soledad impura en los cabellos
de la alborada de la edad desgastada.
Arrancadas del fondo de los océanos, a capricho,
un caudal de sirenas elevan orquídeas
a la superficie de los ojos ávidos de santuarios.

Para leer la cicatriz de las huellas mortales
se ha de pagar un derecho de pernada
al señor que alinea las islas indolentes.
No sabría decirte desde cuando te veo
en los restrojos amargos de tu dilogía.

Pasear los errores es arduo séquito
a seguir. Ni en tu honor, ni el de nadie,
se ha de tildar la distancia sin propiedad.
Llevaré la parcialidad cuando te mire
tallada en los tonos de este concepto…

No sabrás nunca donde se congeló
mi momento espeso, de facciones
dimensionales en el sentir del otro.
Lo olvidaste, el clima me fijó arrugas
en la voluntad…, y ahora qué me mudo?  

sábado, 13 de mayo de 2017

…esto que tenemos

Esto que tenemos …..uff!!, La primavera, y su vestir transitorio de lluvia, me deja mirando por la ventana de la vida un sol que se esconde a ratos entre cortinas, como los villancicos en navidades, jajajaja…, será como mi condena a dieta eterna, que me tiene a hurtadillas mirando lo prohibido, para ver si en un descuido puedo deleitarme un ratito con el sabor de su cuerpo, y nadie se entera. El problema es que me entero yo, y luego los remordimientos me escriben arrepentimiento por décadas, jajajaja… seré tonta!  
Bueno llegado aquí les prometí a las chicas de mi vida, hacer un inciso en nuestras vidas una noche prometedora y acompañarla, con la firme intención de recorrer todo el trayecto necesario hasta lograr despertar el día, que es muy bonito ver amanecer, y si estas acompañada, mucho mejor…,  a ver chicas, cuando va ser esa noche?





Feliz fin de semana…

Gracias a todos…


…esto que tenemos

Desde dentro, tengo que mirarte
¿Qué hacemos con esto que tenemos?,
El tiempo insiste con brusquedad
rebelde, armado contracorriente,
nos hunde como naipes ciegos
en un mantel de hierba crecida,   
desde donde nos bautiza la noche,
sin testigos sordos ávidos de mentiras.

En el límite de promesas valientes,
inútilmente, murmurando ahora
inquietantes momentos infundados,
rueda virgen el destino sin nombre
ignorando la sed oprimida, intocada,
del azorado misterio del júbilo desnudo.
¿Qué hacemos con esto que tenemos?
Siempre tú, yo, y la raíz de este germen.

Tendrá que esperar prisionera,
la plenitud, la luz de su día diáfano.
Seguro vuela a derramar sin decaer,
la pasión en su hechizado rememorar.
¿Qué hacemos con esto que tenemos?,
Vuelve esquiva la esperanza exiliada,  
hay pisadas en las arterias del lapso,
de ida y vuelta, alterando su sangre.

Si, ¿Qué hacemos con esto que tenemos?,
Por el alféizar de los ojos se nos escapan
anticipadas promesas, de ruegos voraces.
¿Quién podría templar el rugir del deseo?,
Esto que tenemos, indigente, nos mueve
a despertar en el paraíso de sueños ilícitos.
Intimo secreto, propiedad de los amantes
en las clandestinas puertas de la lujuria.

jueves, 11 de mayo de 2017

Mi tesoro

Parecer no siempre te lleva a lo cierto, es lo máximo que voy a decir de este poema, pues voy a seguir el consejo de mi amiga poeta Trini Reina, (http://nomequitespaz.blogspot.com.es/)las letras, son de quien las lee, dejan de ser de su autor, en el momento en que se exponen en las alas del viento, y él las distribuye como semillas por el mundo, en mil sentires, en mil formas de ver e interpretar un paisaje, pues hay colores que tú no captas y que sin proponértelo, tu pincel ha entretejido en ese tapiz que tu pretendías que fuera tu texto, tu poema…, y si le das al lector un camino a seguir entonces, te pierdes esa riqueza que te aportan otros ojos…

Gracias a todos…


Mi tesoro

Bajo las estrellas, mi tesoro,
bajo las estrellas, no fue el azar.
Fue la clave del fuego del amor,
del deseo que inventó la noche,
y tu luz floreció dulce en mi seno.
Enigma de vida labrando la tierra
palmo a palmo, en mis contornos
feraces de mujer enamorada.

Gira y gira bajo el sol, impaciente,
el palpitar de ternura profundo.
Como un riachuelo de amor, recorre
mis aledaños el divino milagro
de la existencia, fértil fruta de tu ser.
Oportunidad de ruego en la boca
de los muros del provenir del mundo,
fue, y será la embajada de tu existencia.

Íntima testigo de tu férreo océano,
del rumor de tu puerto en la sombra
vestida de falacia con olvidados tules,
me siento, sin la ventura del manifiesto.
No hay escalera en esta encrucijada
convulsa, de eslabones trucados, rotos
en ese motín de la incendiaria calle
de tus ojos, símil flagelado en mi reflejo.

Quiero tu mirada en el cielo,
en el rostro del agua que cae
gota a gota, grávida de victorias.
No rehuyas el instinto verdadero,
son las espadas las que cortan
los instantes por sus goznes,
ignorando que tú no eres batalla
perdida en mis diminutas muertes.

domingo, 7 de mayo de 2017

Amor

Antes tenía por costumbre hacer una introducción a mis poemas, explicando qué sentimiento, hecho, persona, circunstancia..., me inspiraban sus versos, al mismo tiempo que hacía una reflexión personal sobre algún tema de la vida…, hoy voy a rescatar esa práctica, y espero con ello que mi poema no les haga perder tanto el hilo, por esa forma tan enrevesada que tengo, de “decir, sin decir” y que tanto se presta en mi honor, los recursos literarios en la lírica…

Sin duda el amor es un controvertido tema, en el que todos queremos estar incluidos, queremos amar, y que nos amen, y sin embargo, me pregunto muchas veces, ¿Sabemos amar correctamente?, Hay que crecer, madurar en ese sentimiento, como en todo… ¿Lo hacemos?, Y  si lo hacemos, ¿Cuántas incorrecciones añadimos en esa evolución?, Luego está la pregunta del millón, ¿A todo lo que llamamos amor, lo es?..., Puedo responder todas esas preguntas, y sin duda sería mi opinión, con mis razones, y mi propia evolución personal, posiblemente no las más adecuadas. Por eso para pintar el bello paisaje donde florece verdaderamente el amor, se necesitan muchos pinceles y muchas gamas de colores, para que su fragancia resalte digna y pura bajo el sol de todos los ojos que la miran, de todas las manos que la tocan…

La mujer heterosexual, habla aquí, al hombre, en el amor de pareja, eso no desequilibra la balanza para ambos sexos, de que somos seres, hombres y mujeres, con necesidad de amar, buscando el amor, y muchas veces, demasiadas diría, lo confundimos en el trayecto, y no lo hayamos nunca…


Gracias a todos… feliz tarde de domingo… 


Amor

El amor nació Jacinto con voz
de hambre de solitarios corazones,
en una era terrenal de vastas arenas
salpicada de sauces, cuyo lenguaje,
era una ráfaga de gemidos sin fruto.
Santificada fue su luz en el césped
por el sol y la luna, en sus formas
de dar color al granítico aguante  
en el manantial del mirar perezoso.

Será junco verde la flor que teje,
felicidad su corola de forjada sonrisa,
pues creció rosa y jazmín su perfume.
Cofín de jardines de dicha tentados,
son de adorar el cantar de la fuente
ebria del hablar tibio de las estrellas
en fa sostenido, su canción del Edén,
regada a instantes de suave tejido,
en su llama dócil en tantas pasiones.

Fue una madrugada dormida,
el amor dichoso con su fresca piel,
denso de alegría observo tus miedos.
Soledad y silencio dictan tu nombre,
caballero que el mundo cabalgas…,
tienes tu velero anclado en la nube,
sus velas siempre en lucha con el viento,
y nunca naufraga tu conflicto errante,
eres lago, eres álamo, que se busca.

…, Y tú ahora, ¿Dónde está tu caballo?,
Pescador de sirenas en atracados mares,
¿Cuántas de ellas recitan en tus orillas?
Fue con la llorosa melodía romance
de un alma enamorada de la pasión,
la que semilla para sus alas, dio al querer.  
Se hizo pájaro, voló tus sueños ascetas.
En la tibieza nacida del inverso del poder,
sobrevuela con tu sueño bajo su brazo. 

martes, 2 de mayo de 2017

Selva


Selva

Camino la herida callada del bosque,
clara mañana que me cose recuerdos
al costado de su ausencia, tan presente.
Su nombre respira melancólica lluvia
en la maleza de sueños enredados,
de verdor en su mirar de  primavera.
¿Qué he de decirle a la selva cautiva?,
Apena en sus ramas hay biorritmos.
Ánima de árbol en la piedra punzante,
de ira liberada en círculos infinitos.   

¿Cómo rescatar sus vegas del dolor?
Acordarme de su pájaro cantor,
es mirar al cielo del llanto en relieve,  
dulce sinfonía amanecida de sí misma.  
¿Dónde duerme ahora su realidad,
transformada la sombra en grillete?
Lacerante despedida fue acaecida
frente al habla de los labios lacrados.
El hermético argumento es un estigma
ahora,  para la voz en la espesura.

La estepa no quiere prologarse,
hay una acequia de sol en su garganta,
afrenta sus venas con seco viento,
a su cara yerma, de sabana doliente.
Haces de colores arden en su cabello
vigiladas por los fluviales en la llanura,
no hay voluntad alojada en su foresta.  
Y yo, sigo el trayecto desvío al desierto
de emociones, hasta encontrar arenal
que me descanse de su páramo triste.



viernes, 28 de abril de 2017

Inocentes

Inocentes

Hermoso brote es tu flor
de almendro en primavera,
regalo que tu amor concibió.
No es tuyo, ni mío, es libre
como el viento en tu rostro.
Te acaricia del calor, suave,
será credencial de existencia
cuando tus huellas descansen.

Más bella es la intrépida libélula
danzando su inocencia pura
de niña, cómplice con el aire.
Más no las estreses en propiedad,
ella nunca podrá ser de nadie.   
Será propia, insigne en libre vuelo,
majestad de su ser intransferible,
como su limpia mirada de cielo.

Hay batallas, guerras perdidas,
nunca debieron tener rostro,
ojos en la asolación de piedra,
vía al cementerio de sentimientos
vejados, mutilados por el envés.
Y ellos, inocuos en su aura alba,
son peones en tabla de ajedrez
en sus obligados movimientos. 

miércoles, 26 de abril de 2017

Oportunidad


Oportunidad

Se va la oportunidad a la intemperie,
presa de la impaciencia más descarnada.
Alguien ayer uso el bisturí en su frente,
queriendo hacer fluir la flor ignorada
de sus anhelos teñidos de broce antiguo.
Juegas en mis espacios sin memoria,
es así como domesticas el dolor indigente,
naufragado bajo las miserias del ritmo
de un recuerdo errante en su vestidura
de lasitud, raptada ya su estrella fiel
del derribo de las redes del pescador
de sombras en los valles del rostro cíclope.

Al grito del silencio, el eco ruge tus farsas,
¡Ay!, Si despedirme pudiera de este sabor,
con sus bucles rozando mis rodillas dúctiles.
Imposible no caer en aquellas páginas
de pedantería, de placer a granel defectuoso,
metafísico en su soldadura indiferente.
Me pregunto, ¿Qué escupe la piel de tu cartera
cuando abre su boca?, suspendida anteayer
en las rejas de tus dedos, la paseaban
tus pies por una absorta calle en tránsito.
Tu mirada tránsfuga me deshacía el alma
queriendo cegar este abismos de muerte.

Aquí, en mí, la piedad tiene ojeras viejas,
hace aguas desde el primer beso azulado
que le dio los encantos de las cumbres
de la profunda cintura de la nieve insidiosa.

Tú, bajo ese arrogante matiz vagabundo
bajas como la linfa salvaje transeúnte,
acurrucado a un oscuro ramaje de espuma
sin forma en el mirar limpio de los espejos.  

domingo, 23 de abril de 2017

Ella…



Ella…

Veredas, sendas, espacios, preludios,
instantes fugaces de textura seda,
rugosidades encalleciendo  los pies
en su caminar casado, en arrastrar
emociones cruzadas con espadas, ella.

Amanece una luz en los ojos afluentes,
tan hambrientos de color, olor a tierra.
Escribe sus huellas, ella, mujer mundo
que de niña quiso ser regalo esperanza,
y esperanza ofreció abrazada a los suyos.

Con su maleta de vida a cuestas, ella,
con sus recuerdos recogidos en estantes,
atrapada por la obligación depresora,
nunca desertó del despertar del interior
de una sonrisa, ni en la ética del deber.

Fue el angosto de la luna en su seno
la que hizo la cruz tatuada a su espalda.
Comenzó su camino al olvido, sin saber,
y  la vida no le advirtió, ni la echó de menos,
ella, se quedó en la vida, sin saber que estaba...