Si he de perecer al abrigo de este manantial,
abrupto, dominante, de fluido reino.
Que no me vuelva loza de mármol,
su frío carácter de primavera postergada,
que deje que el despertar del sol me sonría,
que la luna en su guardia me bese
mientras sus aguas me acarician el descanso...

martes, 4 de febrero de 2014

Eres para mí



Eres para mí

Eres para mí un campo abierto,
hombre tierra, hombre mar…
Extensa es la palabra que te habla
de la orgullosa grandeza que te reina
donde nunca se vence al insumiso.
Sabes como nadie, que la verdad
es tu leal compañera que nunca te falla..
Tu agudeza es capaz de despertar las nubes
derramando su agua en el desierto,
pues son poderosos tus hombros
sosteniendo todo  el peso del universo.
Y en ese manto de terciopelo
que es el cielo que me ofreces,
en su hipnótica llama azul eléctrico,
soy como la flor abriéndose por primera vez
al milagro de la lluvia y a la caricia del sol…

   Eres para mí el día que me sonríe…
Tus ojos son el alba sobre el mar.
Oler el viento, quiero, en tu cabello,
sumergiendo mi rostro en su maleza…
Brisa cálida que penetra mi ropa
son tus dedos acariciando mi piel.
¡Tus besos…! ¡Ay tus besos!
Sinfonía de belleza natural
que me nutre de elixir celestial
y por más prohibido que me sea
la sensual isla de tu cuerpo,
poseída por este fuego agonizante
en su inmenso océano me pierdo.

1 comentario:

  1. Que bello es volver luego de casi un año y comenzar a visitar a los hogares de letras que tanto me gustan, un placer regresar por aquí, un beso y abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar

"Si puedes mirar al rostro a este texto, te agradezco que me digas de qué color son sus pupilas…"