Si he de perecer al abrigo de este manantial,
abrupto, dominante, de fluido reino.
Que no me vuelva loza de mármol,
su frío carácter de primavera postergada,
que deje que el despertar del sol me sonría,
que la luna en su guardia me bese
mientras sus aguas me acarician el descanso...

viernes, 27 de diciembre de 2013

En nombre del amor


En nombre del amor

La carne es flor del desierto
que espera la caricia de la lluvia
para florecer desde sus cenizas, 
con el aterciopelado cielo
ocultando las luces de su misterio,
cediendo el espacio a las estrellas.

Vibrante magia, hija de la pasión
enardecida con su tul de doncella,
te quedas exhausta en tu fulgor 
tan ligera como la excelsa llama 
que sin poderlo evitar
al mismo tiempo que te eleva
te derrumba sobre la fragua
murmurando el honor de la gracia
don otorgado como regalo,
propio del dios más pagano.... 

Si tus pies fueran firmes raíces,
con esas puertas abiertas
de ojos ciegos, de bocas mudas.
Buscaría lo que hay más allá,
venciendo el limite del horizonte
antes que éste, irremediablemente
se le escurra de entre los dedos 
y sin renuncia se agote... 

Luego sin tregua, herida abierta
derramando aguas por cada ángulo, 
ondeando y murmurando 
bajo la luz del sol o de la luna.
Mientras que ese incesante 
canto de cigarra lo delata...,
apacible alucinación de un oasis 
en medio de la arrogante nada,
y de las candentes arenas de la vida....

1 comentario:

  1. Belleza candente, hermosos versos. Felicidades

    Feliz 2014

    ResponderEliminar

"Si puedes mirar al rostro a este texto, te agradezco que me digas de qué color son sus pupilas…"