Si he de perecer al abrigo de este manantial,
abrupto, dominante, de fluido reino.
Que no me vuelva loza de mármol,
su frío carácter de primavera postergada,
que deje que el despertar del sol me sonría,
que la luna en su guardia me bese
mientras sus aguas me acarician el descanso...

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Naufragio



Naufragio

He naufragado en la orilla de este mar.
Mar de un sueño inacabado,
caduco en el despliegue de sus pestañas,
que moroso es arrastrado por las olas
para morir derrotado en el acantilado.

Solo unas lágrimas de sal me regala
expelidas en la resaca taciturna
de una mañana vestida de luto.
Son como crisantemos tristes
que asumen su silencioso destino
arropadas en la profundidad de la arena.

Y de lejos con sus barcos pequeños,
sueños intransferibles que buscan su puerto,
el mar se me difumina en esta verdad,
que cruel me desgarra los ríos de mis venas,
al saber que nunca serán parte de sus aguas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Si puedes mirar al rostro a este texto, te agradezco que me digas de qué color son sus pupilas…"