Si he de perecer al abrigo de este manantial,
abrupto, dominante, de fluido reino.
Que no me vuelva loza de mármol,
su frío carácter de primavera postergada,
que deje que el despertar del sol me sonría,
que la luna en su guardia me bese
mientras sus aguas me acarician el descanso...

lunes, 18 de noviembre de 2013

¿Donde se ha ido el tiempo?





¿Donde se ha ido el tiempo?

¿Donde se ha ido el tiempo?
Nuestro glorioso tiempo,
sumergido en su obligación,
que ha caducado el minutero
de esta proscrita historia
escrita solo en anémicos ratos...

Me conjuraste con ese extenso valle
que es tu mirada ardiente...
Me bañaste de miel caliente y dorada
bajo la tenue cortina de tus pestañas...
Y me quedé en tu dominio
como la arcilla que quiere ser moldeada...

Descríbeme aquí, antes de que muera
Su risa de esplendor bruñido
que se agotó de puro cansancio.
Fue tan, tan ingenua en su momento!
Que la sangre en sus venas
llegó dilapidada y exangüe a la meta...

Fuimos palabra muda que no se confirma,
ni rubrica con su firma su autenticidad...
Palabra y pasión barrida y sin sepultura,
condenada a ser un ánima en pena,
en el rictus amargo del lapso olvidado..
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Si puedes mirar al rostro a este texto, te agradezco que me digas de qué color son sus pupilas…"