Si he de perecer al abrigo de este manantial,
abrupto, dominante, de fluido reino.
Que no me vuelva loza de mármol,
su frío carácter de primavera postergada,
que deje que el despertar del sol me sonría,
que la luna en su guardia me bese
mientras sus aguas me acarician el descanso...

martes, 6 de agosto de 2013

Nosotros



Nosotros

¿De qué nos sirvió amarnos tanto?
Sí apuñalamos por la espalda el amor
Y sin perecer sufre eterna agonía…

¿De qué nos sirven los recuerdos?
Si aquello que tuvimos, por bello,
resume  su  verdad en cobardía…

¿Qué hay de esa  danza interminable
que suspira  por los amores imposibles?
Por aquellos que murmuran sus errores
Y con rencor se miran sus cicatrices…
El juez que díctame un veredicto
a su causa  no tendrá piedad…,
serán condenados a danzar su soledad
hasta que el crepúsculo haga noche sus vidas…

¿Y nosotros?, En la realidad de ese…, nosotros…
¿Qué parte del corazón de ese amor somos?
Seguramente ese palpito que llora desconsolado,
por haber coronado la cumbre del universo
y en nuestra ceguera, acabar siendo desterrados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Si puedes mirar al rostro a este texto, te agradezco que me digas de qué color son sus pupilas…"