Si he de perecer al abrigo de este manantial,
abrupto, dominante, de fluido reino.
Que no me vuelva loza de mármol,
su frío carácter de primavera postergada,
que deje que el despertar del sol me sonría,
que la luna en su guardia me bese
mientras sus aguas me acarician el descanso...

lunes, 13 de abril de 2009

La rana y el sapo

http://2.bp.blogspot.com/_rlJXBoKz3kY/R5PXUd3fGtI/AAAAAAAAATs/g0YhkSspOAQ/s400/ronda_del_sapo_y_la_rana.jpg


La rana y el sapo 

En una charca pantanosa y olvidada se encontraron por casualidad un día una rana y un sapo. Lo que podría haber sido amor a primera vista en un mundo tan solitario, solo fue una pelea de dos que se quieren bien poco y se tiran a la cabeza los trastos.
,-¡Ozú, que feo eres!-La rana le dijo al sapo
El sapo herido le escupió en la cara,
- ¡Maldita rana! ¿Es que no sabes que soy un príncipe?, Le dijo altanero y presumido.
-Sí, el príncipe de los sapos guarros-, le contesto muy abochornada la rana, quitándose de la cara el escupitajo.
-Si me das un beso lo comprobarás-le sugirió el insigne sapo.
-¡Si, si! Comprobaré el asco que me das-, burlona le contestaba la rana.
-Eres una cobarde, lo que ocurre es que temes descubrir que soy un príncipe de verdad-insistía con astucia provocando el sapo.
La rana incrédula y herida decidió dar el beso al engreído sapo y así resolver el gazapo. Cerro sus ojos para evitar el asco y solicita se resigno a besarlo. ¡Milagro! Tras el beso un atractivo príncipe apareció.
-Ahora resuelto el entuerto, me voy presto a buscar mi hermosa dama, que no sabe de mi vida de sapo, así que aquí te quedas horrible rana- Orgulloso remató la faena el altivo sapo-príncipe, dejando a la rana con tres palmos de narices.


Moraleja: Nada es lo que se ve y parece, la rana es una pija que lo perdió todo por una rendija y el sapo no es un príncipe, que es un mendigo desagradecido.

4 comentarios:

  1. Uy!!!
    Me da un poco de miedo volver a besar al individuo con el que me peleo todos los días !!!!! jajaja

    BESOS AMIGA POETA
    (La FOTO DIVINA !!!=)

    ResponderEliminar
  2. Yo como sapo que soy te puedo decir que me pareo bellísima tu fábula y que me ha gustado la moraleja con la que termina la historia...el niño que lleva dentro este sapo, se va contento con el cuento y su moraleja...
    besitos
    hs
    PD. Por cierto si me dan un beso ¿yo también seré príncipe?, aunque pensandolo mejor... me quedo como sapo, en mi charca con mis ranas y mis moscas, desde donde simplemente observo la mágica belleza del amanecer día tras día y sin pretensiones de príncipes engreídos y estúpidos, hasta que se escriba el final de mi cuento...

    ResponderEliminar
  3. Me gustó... es cierto, hay mucho sapo suelto... y pocos príncipes.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Menuda fábula Antoñi ¡Con moraleja y todo! Me ha encantado. Y es cierto, la vida nos da sorpresas a lo grande...
    Un beso gigante, amiga.

    ResponderEliminar

"Si puedes mirar al rostro a este texto, te agradezco que me digas de qué color son sus pupilas…"