Si he de perecer al abrigo de este manantial,
abrupto, dominante, de fluido reino.
Que no me vuelva loza de mármol,
su frío carácter de primavera postergada,
que deje que el despertar del sol me sonría,
que la luna en su guardia me bese
mientras sus aguas me acarician el descanso...

lunes, 24 de agosto de 2009

Solo Para mujeres



Rescatando, porque si, y porque me he llevado una sorpresa con mis clases de sexo. Pensaba que la seriedad y el respeto que impera entre este grupo de amigos, la frivolidad podría resulta una mota de polvo en un cristal transparente, y nunca mejor dicho, puesto que de polvo, va este texto.
Con la única intención de hacer sonreír, hace como un año que escribí esta cosa que no se bien como llamarlo...
Se me ocurrió a raíz de lo atractivo que resultaba el amor de mi vida subido a una escalera intentando subsanar un desaguisado de estos que a veces ocurren en los hogares
y porque no decirlo por la sugerencia de mi amiga eterna, Sensi Con todo el respeto que os merecéis es un honor compartirlo con vosotros…




Solo Para mujeres


He decidido hablar un poco de mí y de mujer a mujer, no tengo nada en contra de los hombres, más bien ellos y yo tenemos una extraña conexión, que ya definiré otro día, hoy será darle mucho trabajo a mí cansado cerebro. 

Existe un secreto personal en mí, un poco inconfesable, para según qué perfil de persona. Niñas soy una pésima ama de casa, vamos que las labores de casa y yo nos llevamos a matar, puesto que ellas se empeñan en perseguirme de tal manera que lo que hago un día aparece sin hacer al día siguiente… ¡mira que tienen mala leche!, creo tener lavada y planchada una prenda y aparece en el cesto de ropa para lavar, y le digo… ¡Que te crees tú que te voy a lavar hoy! Y me largo, mala pata la mía al rato hay más…,¡Dios esto es un acoso en toda regla!. 

Lo peor que llevo es lo de quitar el polvo, el tonto trabajo de todos los trabajos tontos. El polvo jamás se quita, se traslada de lugar y ahí me tenéis como una tonta persiguiendo el polvo todo el día, parece ser que muchos creen que las mujeres tenemos una fijación especial por el polvo, cuando lo que ocurre es que le tememos una hartá, palabra típica por mi sabia tierra, para decir que nos da miedo..., aunque yo ya tengo la solución y la verdad es que me funciona de la leche y es la siguiente; cuando mi marido llega a casa, yo le digo- Miguelito cariño mío, ¿sabes cuánto te quiero?- y le doy un besín, de esos que tanto le gustan y ya es mío, me pone unos ojitos de niño travieso, como diciendo, _Y yo tengo unas fabulosas ideas donde puedes demostrármelo_, y yo le respondo en la misma forma, _Todo se estudiara a su debido tiempo_. Seguidamente le pongo el mandil, el pañuelo en la cabeza y le doy el plumero, ahí tenéis al pobrecito todo el día dando motivos para que su mujer este contenta. Lo peor es la hora de poner en práctica sus fabulosas ideas, aquí surgen los problemas. A las madres nos gusta, al menos a mí, supervisar a nuestros retoños, antes de ir a dormir y mis niños son como su mamá, para castigo de su papá, siempre andan peleando con el sueño, así que el paciente amor de mi vida, que está cansado del trajín del polvo, se queda dormido. Yo al verle me digo, -¿Ahora qué hago?- , esta tan lindo dormido, parece un bebé, llevada por la ternura que me inspira le doy un besito cariñoso en la nuca y él se revuelve con un manotazo, pensando que soy un mosquito, ante eso decido prepararme un capuchino y fumar un cigarrillo, mientras escribo algo tonto en el Word. Entonces aparece otro inconveniente, el sueño traidor se ha aliado con Morfeo y pretende ganarme la partida. El atractivo Morfeo ha rociado sus efluvios en mi sofá y me atrae poderosamente, tiene forma de David rubio de ojos azules, que él sabe que yo siento una debilidad especial, mi voluntad ante eso queda anulada, sobre todo si extiende sus brazos y me dice, ¡ven!, ¡Ven!, Y es que la carne es muy débil. De esa forma acabo acurrucada en los brazos del David falso, en un relajante sueño que acaba con los primeros rayos de sol que anuncia el nuevo día, me despierto con un tremendo dolor de huesos y es el momento que recuerdo a mi marido dormido solo con sus fabulosas ideas sin llevar a la práctica y le he sido infiel de la forma más cruel. Con todo el cuerpo magullado subo como puedo a meterme en la cama como si tal cosa, para ser su sirena equilibrista en cuanto abra un ojo y es que no hay nada mejor que tener un marido satisfecho, te quita el polvo la mar de feliz

6 comentarios:

  1. RETIRÁ LA ETIQUETA.!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Esto no es una tontería.
    Es una pieza de colección.
    Es una perla.
    APLAUSOS, SONRISAS Y COMPLETO ACUERDO CON TODO LO EXPRESADO POR VOS, NIÑA.
    MIL BESOS Y MIL MÁS

    CAMBIÁ LA ETIQUETA INSISTO:
    PONELE... ESTEE....

    ASTUCIAS ....??
    TALENTO ...??
    LOS MIL Y UN RECURSOS ??

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja, excelente, me he divertido de lo lindo!!!
    Y por suerte... también soy pésima ama de casa y sirena equilibrista cuando la ocación lo amerita.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. No he leído nada por eso no dejo comentario del texto, sólo del paso por tu casa :-)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Antoñi...yo también debo confesar que soy pésima en las labores del hogar.Nunca se me hubiera ocurrido recibir a mi marido con esas intenciones tuyas... no me lo imagino con el mandil y el plumero... pero algún día tengo que probar.
    Me he reído mucho, porque a mi lo que me pasa es que cuando todos en casa duermen es cuando yo descanso realmente y no quiero dormir y también caigo muchas veces en las redes del falso David.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  5. Magnífico!! De antología amiga. te ha salido redondito. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Antoñi, veo que retratas la vida de muchas en varios aspectos. Uno, yo soy de las que se agobia pasando una hora en la cocina, ufffffff y dos si es cocinando, pffffffff Dos, me gusta hacer aseo y que esté limpio, pero veo que todos confabulan contra mis fuerzas, incluidos los plumeros, y la ropa, que decir!!! se tira al suelo sola para estar más sucia e ir de nuevo a la lavadora, una des- graciada, para mí. Mi marido ayuda, es más prolijo y activo que yo, pero él sabe que se casó con doña caracol así que no me apura, jajajja

    A mi me gusta usar la mente, claro que con eso no saco ni una pelusa del sillón asi que ni más remedio.

    Un abrazo, bellos tus escritos, nos sentimos identiticadas contigo. Creo que hay una muestra de una super aspiradora en el mercado, y si nos juntamos para ir a verlas y de paso tomamos un helado, pero diet, mira que me encontraron gorda. uffffffffff Ansiedad!!! voy para hacer aseo, nos vemos.

    Anouna

    ResponderEliminar

"Si puedes mirar al rostro a este texto, te agradezco que me digas de qué color son sus pupilas…"