Si he de perecer al abrigo de este manantial,
abrupto, dominante, de fluido reino.
Que no me vuelva loza de mármol,
su frío carácter de primavera postergada,
que deje que el despertar del sol me sonría,
que la luna en su guardia me bese
mientras sus aguas me acarician el descanso...

jueves, 14 de mayo de 2009

Mis alas

http://yn8qqq.bay.livefilestore.com/y1p2ZKDY_9MpiCoHHAWxUBuDilCPzBuDeYxZDJQgJUKVtuB34X1KPW6fLTxqnjkZfOW6UfW8ReENudV3MvOIX2Xrw

Mis alas



Mis ojos, no sueñan horizontes perdidos,

Anclados en subterráneos sin fundamento.

La brújula de mi percepción respira en el amanecer,

Feliz de no creer en las cadenas del destino.


Nunca será tarde, si hilvano bien mis decisiones,

Sabré hallar la luz entre la pesada niebla,

Acudiré con decisión, feliz de amar la verdad,

Sabiendo con certeza, la más antigua realidad.


La verdad es de todos y la oculta una oscura sombra.

Pacto que crece con la hoguera, en el fulgor de su lumbre.

Definitiva parece su extinción al calor de la llama.

Mis sueños de niña, gritan ¡Agua, que no se queme!


Arde solo el papel, jamás arden las palabras,

Acuden siempre fieles a su cita, jugando con las letras.

Son sus mensajeras las palomas guiadas por el corazón,

Llevando implícitas en su alma las páginas de la razón.


En la ante sala de la nostalgia, me vibran las silabas,

Se abrigan entre mi piel y mi cuerpo, lloran problemas.

Son piedras sembradas al favor, queriendo echar raíces.

Existir pretenden entre la esperanza dormida.


La osada conclusión, enreda la calma de mi paciencia,

Son pequeñas y agitadas olas, no las envidia la mar,

que en su libertad, con su fuerza, las hace naufragar,

alimento de los peces, que en mi ánimo se vence.


Se llenan de estalactitas los techos del desamparo,

lágrimas saladas de las sirenas sedientas de cielo.

Abandonaron la mar, en su barquita de coral.

Canto suave parecen sus lloros sobre las rocas,


Que no me convenza la superflua ilusión

para morir en un defraudante espejismo.

La cabeza del tormento es un gigante falso,

Con pies de barro, los deshace el mar de mis ojos.

13 comentarios:

  1. Waw... un gran texto... precioso

    ResponderEliminar
  2. Has conseguido un gran poema lleno de versos atrevidos y apasionados.

    Abrazos y sana envidia.

    ResponderEliminar
  3. Que embrujo encuentro en tus versos
    Me hechizan y transportan tus palabras
    Las silabas dejan de ser piedras, y se convierten
    en semillas fértiles en la tierra de mi alma
    ¡Que bien me sienta leerte amiga! En estas horas de la mañana.

    ResponderEliminar
  4. "arde solo el papel,jamas arden las palabras".

    Eso es cierto.
    Puedes querer taparlo todo.
    Pero nunca se puede tapart lo invisible.
    La esencia.

    Un bello poema Antoñi.
    Un poema desde dentro.Arrebatador.
    Pausado en la lectura y muy profundo.
    Alas que quieren volar...

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  5. Hola buenas tardes amiga que bello poema, espero que vos estes muy bien, es un gusto venir a saludarte y a leerte, que tengas un buen fin de semana al lado de tus seres mas queridos, nos seguimos leyendo.
    ¡|i¹i|¡,       ,¡|i¹i|¡,      ,¡|i¹i|¡, 
    ¹i|¡,¡|i¹     ¹i|¡,¡|i¹     ¹i|¡,¡|i¹  
       ,¡|i¹i|¡,         .,¡|i¹i|¡, 
       ¹i|¡,¡|i¹        ¹i|¡,¡|i¹ 
    mil besos para vos de tu amiga Mo..

    ResponderEliminar
  6. HOLA ANTONIA, COMO SIEMPRE MAGISTRALES TUS VERSOS, TUS RELATOS, Y QUERIA DECIRTE QUE , ACA EN ESTE PLACENTERO Y TRANQUILO LUGAR, ME DA ALEGRIA TENERTE¡¡¡
    UN BESO BIEN GRANDE

    ResponderEliminar
  7. Me gustó a montones... realmente no sabria que decirte.... Que nunca te corten las alas...

    ResponderEliminar
  8. jamás arden las palabras???
    Niña !!! éstas arden!!! y brillan !!!!

    Tus alas se han desplegado magníficas, con este poema.
    BESOS NIÑA.

    ResponderEliminar
  9. Maravilloso, ¡Cómo escribes! que te puedo decir...
    besos
    hs

    ResponderEliminar
  10. Puerto de Gran Canaria sobre el sonoro Atlántico,con sus faroles rojos en la noche calina y el disco de la luna bajo el azul romántico rielando en la movible serenidad marina. Silencio en los muelles en la paz bochornosa, lento compás de remos, en el confín perdido y el leve chapoteo del agua verdinosa lamiendo los sillares del malecón dormido. Fingen en la penumbra fosfóricos trenzados las mortecinas luces de los barcos anclados mirando entre las ondas muertes de la bahía. Y de pronto, rasgando la calma, sosegado, un cantar marinero, monótono y cansado, vierte en la noche el deje de su melancolía. ( Tomás Morales, 1921)

    Buen Fin de Semana amiga
    Saludos Fraternos de tu amigo Rubén.

    ResponderEliminar
  11. Hola niña preciosa!

    Que entrada impresionante! Siempre letras maravillosas de tu pluma...

    Te he dejado en mi blog un obsequio que te has ganado por tu cariño y amistad...

    Te quiero mucho!
    Besos y abrazos!

    ResponderEliminar
  12. wowwwwwwwww...maravilloso poema, un verdadero paraíso de brillantes metáforas. Sorprendentemente bello!!

    ResponderEliminar

"Si puedes mirar al rostro a este texto, te agradezco que me digas de qué color son sus pupilas…"